• mineria-cantabria_escultura-caballo_500_350

RUTA DE LA MINERÍA EN CANTABRIA: DE LAS MINAS ROMANAS A LA ÉPOCA INDUSTRIAL

Fechas de realización: bajo petición de reserva
Duración: 6 horas
Tipo de actividad: grupal (mínimo 4 personas)
Guía local: sí
Comidas incluídas: no
Alojamiento incluído: no
Otros servicios incluídos: conexión wifi

Descubre la actividad minera que se viene desarrollando en Castro Urdiales desde su fundación como colonia romana (Flaviobriga) en el 74 d.C., conoce los restos de las infraestructuras y explotaciones de hierro al aire libre de finales del XIX y disfruta de un recorrido costero por los puertos mineros de principios del siglo XX.

Bajo la dinastía Flavia, con el emperador Vespasiano, comenzó la explotación minera en la zona oriental de Cantabria. Las emociones se suceden recorriendo los túneles de la mina romana de Setares.

A partir del s. XV existió un importante tráfico de “veno y fierro” hacia las primitivas ferrerías de la vecina localidad vizcaína de Somorrostro, pero no fue hasta el XVII cuando se impulsa definitivamente la actividad minera con la implantación de modernas ferrerías en la comarca, que tuvo su apogeo a partir de la segunda década del XIX, cuando se instala una industria extractiva y transformadora en las localidades de Mioño, Ontón y Otañes (municipio de Castro Urdiales), que no sólo abastecía de mineral a las ferrerías cercanas, sino que gran parte de lo extraído se cargaba en barcos tanto para los puertos vascos, asturianos y gallegos como para Inglaterra, Escocia y Holanda. A partir de 1912 la actividad minera entra en declive debido a la competencia de las minas argelinas y la llegada de las grandes guerras, pero la explotación no cesó hasta el año 1985 abasteciendo a los Altos Hornos de Bizkaia.

Nuestro recorrido continuará visitando mina Anita, sus explotaciones al aire libre, infraestructuras y restos de los tranvías y cargaderos, aún son visibles hoy día. Nuestros guías te descubrirán un paisaje costero inigualable donde actualmente se puede disfrutar de una fauna y flora muy particular como el cormorán moñudo y la gaviota patiamarilla que habitan los acantilados costeros, en los que los pastizales de diente y siega son salpicados por rodales de encinar cantábrico y por el “spray marino”. Durante la visita a las minas se puede observar a los buitres leonados y al alimoche prospectando la zona en busca de carroña, en unas amplias plataformas naturalizadas tras abandono de la actividad minera que propician el desarrollo de la actividad ganadera. Los taludes más verticales del corte minero se han revegetado con frondosas y brezales, mostrando un paisaje integrado pese a la importante transformación de su orografía. Córvidos, cernícalos, busardos,… y una buena representación de paseriformes atlánticos complementan el listado de la avifauna presente, que se completa con mamíferos como garduña, zorro, tejón y conejos.

RECORRE LOS CAMINOS MINEROS QUE TE TRASLADAN AL PASADO

La ruta circular comienza en el parque de Cotolino, cantera de roca caliza utilizada en la construcción del rompeolas y paseo marítimo/entorno portuario. Remontando el montecillo de Cotolino se prosigue por unas sendas que recorren las campas de Arciseri, actualmente usada por los peregrinos que realizan el Camino del Norte hacia Santiago de Compostela. Desde este punto costero elevado se tiene una imponente vista del frente marítimo de Castro-Urdiales y del conjunto minero y su alianza con la costa para posibilita la carga del mineral a las embarcaciones a vapor a través de ingeniosos sistemas de transporte y de carga como los planos inclinados, los sistemas aéreos de baldes, los machones, puertos y cantilevers en los acantilados, etc. Precisamente el de Dícido es el último que aún sobrevive a los temporales, la salinidad y a otros factores históricos como bombardeos o explosiones. El entorno de Dícido muestra al visitante, con sus elementos de la arqueología industrial minera, la frenética actividad desarrollada en el pasado reciente en torno al hierro, en los barrios de Mioño, Campoezquerra, Setares, Ontón-Baltezana…

Tomaremos el camino de Valcaba para ir subiendo por las cotas mineras 100, 130 y 180 hasta la mina Anita, imponente corta o pozo de dimensiones inimaginables hasta que no se tiene a la vista. También se puede visitar en ese entorno el abandonado poblado minero de Campoezquerra, que recorreremos evocando los momentos en los que cientos de personas vivían y trabajaban para la compañía minera Dícido Iron Ore.

Volveremos por el barrio de Lusa, y desde este hasta Mioño por el antiguo trazado del ferrocarril mixto (pasajeros y mineral) de Castro-Traslaviña, en la actualidad Vía Verde. El tramo final del recorrido utiliza el túnel de Valverde, excavado en las faldas del Monte Cueto, para atravesarlo y llegar de manera rápida hasta Castro-Urdiales a la altura de Brazomar, completando el recorrido circular.

SERVICIOS INCLUIDOS:  Guía local y conexión Wifi

INFORMACIÓN Y RESERVAS: info@cooltoure.com    Tel: +34.601.455.177

Precio por persona: 40€
Mínimo 4 personas, o su valor equivalente (160€)
  • País: España
  • Comunidad: Cantabria
  • Provincia: Cantabria